Llama o envía whatsapp+34 685 662 185

¿QUÉ ES EL MINDFULNESS?

El mindfulness es un conjunto de técnicas derivadas y relacionadas con la meditación budista, que buscan conseguir lo que se conoce como atención plena o presencia mental. Este concepto, el de atención plena, se refiere a prestar atención de manera consciente a las experiencias del momento presente con aceptación, curiosidad e interés. 

El mindfulness reivindica el hecho de tener un mayor contacto con las sensaciones que tienen lugar en el momento presente, independientemente de que sean buenas o malas, como respuesta a la tendencia de pensar más en el pasado y en el futuro, lo que los seguidores de esta disciplina consideran que lleva al descuido y la reacción automática y desadaptativa.

Jon Kabat-Zin, el responsable de haber introducido esta práctica en el sistema médico occidental y fundador de la Clínica de Reducción de Estrés en el Centro Médico de la Universidad de Massachusets, en Estados Unidos, lo definió como «prestar atención de un modo particular al momento presente con intencionalidad y sin juzgar «. 

La Sociedad Mindfulness y Salud recoge que estas técnicas sirven para trabajar de forma consciente con sentimientos y experiencias como el estrés, el dolor o la enfermedad. En la actualidad, está integrada en muchas sociedades científicas y universidades, y hay numerosos estudios psicológicos sobre la aplicación y los beneficios de la atención plena.

 

¿Cómo se practica el mindfulness?

Al utilizar las técnicas de meditación para lograr su objetivo, lo que se pretende normalmente es conseguir concentrarse de forma exclusiva en un elemento determinado (un pensamiento, una sensación, un objeto, una acción, etcétera). 

El primer objetivo de la práctica es calmar la mente, lo que se consigue entrenándola para que permanezca concentrada en un solo punto, de forma constante y de una manera ininterrumpida.

El punto de referencia se suele denominar objeto de meditación, y el más empleado suele ser la respiración.

A partir del estudio de la meditación y de prácticas como el yoga, Jon Kabat-Zin creó la técnica de Reducción del Estrés Basada en la Atención Plena (REBAP). Algunos de sus ejercicios son:

  • Exploración del cuerpo: Consiste en centrar la atención en todas las sensaciones que experimenta el cuerpo humano, sin tratar de cambiarlas o transformarlas aunque sean negativas o molestas, como en el caso del dolor.
  • Paseo y atención plena: Se trata de ser consciente y prestar atención a todos los procesos y experiencias que conlleva caminar, desde el movimiento de las piernas o la sensación de los pies, hasta el viento u otras condiciones propias del entorno.
  • Ejercicio de la pasa: Se utiliza para concentrarse en la práctica habitual de comida a través de los sentidos, es decir, busca prestar atención a lo que sienten cuerpo y mente cuando ingerimos comida. Consiste en tomar una pasa y observar con detenimiento todos sus detalles (vista), para luego cogerla con los dedos (tacto), y finalmente introducirla en la boca, masticarla y comerla (gusto), centrándose en todas las sensaciones que se experimentan.

 

Beneficios del mindfulness

Hay una serie de estudios científicos que han demostrado que esta práctica puede reportar numerosos beneficios para la salud mental, lo que repercute directamente en la calidad de vida y, también, en la salud física. Algunos de los efectos positivos del mindfulness son:

Reduce el estrés

Además del hecho de que la meditación ayuda a relajarse, una investigación publicada en la revista Health Psychology, vinculó el mindfulness con la reducción en los niveles de cortisol, la hormona del estrés. 

Mejora el rendimiento académico

Un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de California, realizó pruebas relacionadas con las funciones cognitivas y el aprendizaje en estudiantes universitarios que practicaban estas técnicas. Los resultados demostraron que los jóvenes habían logrado una mayor capacidad en el razonamiento verbal y una mejora de las habilidades mnemotécnicas.

Ayuda a paliar el dolor en personas con enfermedades reumáticas

Aunque existe la creencia de que las técnicas del mindfulness pueden reducir el dolor, esto es falso. Sin embargo, un estudio publicado en la revista Annals of Rheumatic Disease, demostró que la atención plena reduce el estrés y la fatiga en personas con enfermedades como la artritis, lo que ayuda, de forma indirecta, a paliar el dolor. 

Previene enfermedades mentales 

Una investigación llevada a cabo por la Universidad de Oregon, en Estados Unidos, mostró que la práctica de la meditación producía cambios en el cerebro que aumentaban la protección del mismo ante posibles amenazas y enfermedades mentales. El mindfulness se vinculó a este estudio con un aumento en la densidad de los axones que conectan células y que son una parte vital del sistema nervioso, con el aumento de la mielina, capa protectora de los axones que, entre otras funciones, se encarga de darle velocidad de transmisión a los impulsos nerviosos; los efectos sobre axones y mielina de la meditación ayudan a proteger el cerebro ante enfermedades mentales.

Favorece el control del dolor y las emociones

El mindfulness puede ayudar al cerebro a tener un mejor control sobre el procesamiento de las emociones y del dolor. Esto se produce gracias al control de los ritmos alfa corticales, que son los encargados de decidir en qué sentidos centra su atención el cerebro.

Reduce los efectos del resfriado

Aunque el mindfulness no puede sustituir unos buenos hábitos alimenticios, el ejercicio o, si es necesario, los fármacos; investigadores de la Escuela de Medicina y Salud de la Universidad de Wisconsin, en Estados Unidos, demostraron que las personas que practican este ejercicio experimentaron una menor gravedad y duración de los síntomas, por lo que concluyeron que la atención plena podría reducir los efectos desagradables del resfriado y la gripe.

Reduce el riesgo de depresión entre los adolescentes

Enseñar a los adolescentes a practicar ejercicios de mindfulness adaptados a programas escolares, podría contribuir a que tengan menos ansiedad, estrés y depresión.

Ayuda a dormir mejor

Además de reducir el estrés y aumentar la relajación, las prácticas relacionadas con la meditación, y especialmente el mindfulness, pueden ayudar a conciliar mejor el sueño y aumentar la calidad del descanso. Sujetos que participaron en un estudio llevado a cabo por la Universidad de Utah, en Estados Unidos, descubrieron que, tras practicar algunos de estos ejercicios, notaban una menor activación física y psicológica antes de ir a dormir, lo que sugiere que una mayor estabilidad emocional durante el día podría traducirse en un mejor sueño.