Llama o envía whatsapp+34 685 662 185

DÍA MUNDIAL DEL SÍNDROME DE SJÖGREN

El 23 de julio es el Día Mundial del Síndrome de Sjögren, una enfermedad autoinmune que ataca las glándulas que producen las lágrimas y la saliva. Por ello, su principal característica es la sequedad de boca y ojos, aunque también puede afectar otros órganos del cuerpo que necesitan humedad como la nariz, la garganta o la piel, las articulaciones, pulmones, riñones, vasos sanguíneos, órganos digestivos y nervios.

Visibilizar esta enfermedad que es tan poco conocida, es muy importante para contribuir a su investigación y tratamiento.

Desde Reu+ nos sumamos a la celebración de este día con 9 recomendaciones para las personas que conviven con este síndrome:

1. La detección precoz es muy importante para controlar complicaciones, aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida.

2. La práctica de actividades físicas de forma regular ayuda a cuidar el aparato locomotor y evitar la atrofia muscular y la anquilosis de las articulaciones. 

3. Lleva siempre contigo una botella de agua para beber pequeños sorbos durante todo el día.

4. Haz una dieta equilibrada. La dieta mediterránea es óptima para personas con Sjögren por su alto contenido de frutas, verduras, aceite de oliva y pescado azul.

5. Evita alimentos secos ásperos, picantes, ácidos, salados o a temperaturas extremas ya que tienden a irritar la mucosa bucal, al igual que el café o el alcohol. 

6. Cuida tu salud bucodental. El síndrome de Sjögren aumenta la posibilidad de tener caries y también aumenta el riesgo de sufrir descaste o erosión dental, por lo que se recomienda una higiene bucodental correcta y visitar al dentista.

7. Evita el consumo del tabaco para no desarrollar enfermedades pulmonares o cardiovasculares y agravar otros síntomas característicos de la enfermedad como la sequedad bucal u ocular. 

8. Evita geles y jabones agresivos para preservar el manto graso de la piel. No es necesario que te enjabones todo el cuerpo todos los días. Enjabonarse a diario axilas y zonas íntimas es suficiente. 

9. Mantén el seguimiento con tu médico para conocer las medidas terapéuticas que pueden mejorar los síntomas y evitar afectaciones de los pulmones, el riñón o el sistema nervioso.